Google+ Followers

10 de octubre de 2010

NUNCA SE FUERON

Nunca dejaron de ilusionar miradas sorprendidas. Los encajes,  arma mortal, sobre la piel de una mujer y sus adornos.  Ellas eran las románticas, ahora somos el estilo romántico. 
Guantes con o sin deditos. Muñequeras de todos los colores, predominando el blanco natural de los hilos. 
Luego en 1904, lo sintético, fué incorporándose  muy lentamente en las telas de seda y por último en todo tipo de prenda. 
Aún hay quienes hacen sus guantes de verdadreo diseño vintage. 
Mi magre los tejía de lana, con cuatro o cinco ahujas. Sin costuras y con una suavidad, que nacía del corazón.